Vinos veganos

Que son los vinos veganos ? Es verdad que el mundo del veganismo es una filosofía de vida que se fundamenta en el máximo respeto al mundo animal. De tal manera, que los veganos tienen una postura ética de no usar prendas de cuero o lana; en la parte cosmética no usan productos testeados en animales y además, no consumen ningún producto producido por animales. Por tanto, su ideología de vida está comprometida al consumo directo o indirecto de cualquier producto que pueda contener algún rastro de origen animal.

vinos veganos

De seguro te estarás haciendo preguntas como ¿vinos veganos? ¿Pero si el vino se da de las uvas? ¿Qué son exactamente los vinos veganos? Pero sí, aunque no lo creas existen vinos veganos y te hablaré un poco más sobre eso.

Erase una vez…

Cuando se consumen bebidas alcohólicas, en especial vinos, parece lógico pensar que  este es un producto natural, ya que se obtiene de la fermentación del zumo de la uva. Esta deliciosa bebida con tantos matices de colores y sabores quizá pueda ser descrita como “una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloría; es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, nace y renace en cada sabor” (Federico Fellini); no es más que la definición de felicidad ya que lo puedes compartir con tu amigos, la familia te hace recordar momentos agradables que han pasado en nuestras vidas y mucho más. Además, es una bebida que la podemos tomar en cualquier ocasión y es el mejor acompañante de una buena comida. Entonces ¿Cómo no resistir a esta maravillosa tentación de tomar una copa o algunas botellas de vino – según el consumidor y la compañía- y aún así no pecar con la filosofía del veganismo? Esto es posible si se tiene especial cuidado en conocer el origen y la elaboración de los vinos. De allí el surgimiento de los vinos veganos.

Cuando hablamos de vinos tradicionales (no artesanales) es importante tener en cuenta la etapa de clarificación, es decir, la eliminación de partículas sólidas se hace a través de sustancias coagulantes que en la mayoría de los casos, son sustancias de origen animal como: la albumina (de la clara de huevo), la caseína (derivada de la leche) para dar un sabor más suave y la gelatina (obtenida del pescado o de cartílagos de animales) para reducir la acidez. Por lo tanto, los vinos que emplean estas sustancias en el proceso de producción de vino quedarían fuera de la dieta vegana.

¿Qué son los vinos veganos?

Para que un vino pueda ser catalogado como vegano entonces este no debería sufrir el proceso de clarificación y en caso de hacerlo, su clarificación debe ser realizada con sustancia de origen vegetal. 

En el primer caso, los vinos artesanales podría ser el mejor ejemplo de vinos que no pasan por el proceso de clarificación dado que estos al ser producidos en menor cantidad y sin mayores exigencias comerciales, la eliminación de la turbidez se hace de forma manual dejando el vino en reposo y luego decantando. Perder algunos mililitros del fondo de la botella no está del todo mal si esto favorece a tomar un vino en el que no se usen sustancias de origen animal. No debe confundirse vinos veganos con vinos ecológicos ya que estos últimos si pueden contener sustancias de origen animal.

Por otro lado, están los vinos un poco más comerciales; estos pueden ser clarificados con sustancias de origen vegetal. Principalmente, el proceso de clarificado se realiza usando algas marinas, trigo, patatas o bentonita que es un polvo de arcilla de origen mineral. De esta manera, se garantiza que su producción y consumo sean acordes con la ideología y alimentación de los veganos.

comprar vino vegano

¿Cómo elegir y donde comprar un vino vegano?

En el mundo del veganismo existen certificaciones para los productos veganos y los vinos pueden ser sometidos a esta, pero es muy importante señalar que este tipo de vinos no está incluido en las normativas de los vinos orgánicos. Simplemente, se trata de un tipo de vino que puede ser consumido por las personas veganas. Queda de parte del consumidor informarse para hacer su mejor elección. 

El consumidor debe ser cuidadoso porque hay vinos que podrían incluir ingredientes de origen animal en su elaboración pero esto no está reflejado en la etiqueta. Muchos productores asumen que el contenido de estas sustancias es nulo o que están en una cantidad insignificante. Por ahora, pero quizá no por mucho tiempo, se debe hacer la tarea de buscar información en blogs y grupos veganos que nos ayuden a elegir un buen vino vegano. 

Si se quiere comprar en la tienda un vino vegano, en varios países estos pueden ser identificados por una etiqueta de color verde y amarillo que dice V-label. Este etiquetado es usado internacionalmente para la certificación de productos veganos y vegetarianos.

Demanda en aumento

La filosofía vegana está en constante aumento y así cada día crecen todo un emporio alrededor de ella. Por eso, cada día hay más viñedos que ponen en sus reseñas la trazabilidad del vino, garantizando que estos no contengan sustancias de origen animal. Incluso en las etiquetas de las botellas se indica si el vino es apto para veganos o vegetarianos. 

Debido al creciente aumento del veganismo la demanda de estos vinos ha aumentado significativamente y hoy día se ofrecen más de seiscientos vinos en el mundo. Uno de los países con mayor producción es España, ya que sigue esta filosofía vegana y tienen un gran auge de bodegas con este tipo de vino que están certificados en su totalidad. Cabe destacar que además de los vinos tintos, rosados y blancos, también se existen espumantes, champañas y algunas sidras veganas que cubren un amplio espectro de gustos y sabores. 

Más que un buen acompañante

El estilo de vida de los veganos está bastante conectado con la comida; ya comentábamos que el veganismo es toda una filosofía de vida que también incluye cuidar el medio ambiente, el respeto por los seres vivos y dejar la mínima huella ecológica en nuestro hogar llamado tierra, sin embargo, todos los días debemos comer y si lo hacemos a lo grande, mucho mejor. Lo maravilloso de contar con vinos veganos es que son una excelente opción para acompañar las comidas veganas, siempre que se sepa emparejar correctamente este matrimonio de sabores, olores y texturas; o mejor le decimos maridaje para sonar más exquisitos y menos burdos. 

En este mundo donde nos gusta percibir nuevas y emocionantes experiencias culinarias, una buena comida parte de una buena compañía y si nuestro paladar se seduce con un buen vino esto puede que sea nuestro delirio o perdición. La comida vegana es un plato sutil, lleno de mucho color y frescura. Entonces el vino a elegir no debería de ser abrumador. Algunas reseñas de viñedos mencionan que las mejores opciones podrían ser algún vino blanco que irradié frescura y ligereza o vinos tintos terrosos pero con tanto cuerpo, ya que a falta de grasas animales no necesitamos tantos taninos.  Por supuesto que no debe faltar algún vino rosado de preferencia de corte seco por si de aquel matrimonio de sabores, olores y texturas surge un buen postre de acompañante. Algunos emparejamientos se dan bien entre los sauvignon (por su acidez) como buenos acompañantes de casi todos los vegetales, así que podrán ser consumidos con ensaladas siempre que estas no estén aderezadas con vinagre o limón. Los tempranillos resultan bien con vegetales amargos y pare usted de contar…

eleccion vino vegano

Elección de un vino vegano

La elección del vino de acompañamiento de una comida vegana por supuesto que dependerá del gusto de cada consumidor y de su presupuesto; el costo en la gran mayoría de las ocasiones no está relacionado con el gusto. Es curioso notar que de los mejores vinos veganos, en precios promedio, estos no son muy diferentes al de los vinos convencionales. También, se puede elegir una gran variedad de vinos que van desde los tintos hasta los blancos, ligeros y con cuerpo, entre otras características, así que está cubierto casi todo el espectro. El rango de precios es amplio que va desde los 4 USD a los 40 USD, por lo tanto, hay un gran abanico de opciones para elegir. Desde un punto de vista más emocional o sentimental, generalmente se elige el vino que nos haya recomendado un amigo o aquel vino que alguna vez bebimos con nuestro abuelo o padre y nos hace viajar atrás en el tiempo. Nuestro paladar tiene buena memoria y al vino le agrada despertar esa memoria. Queda de parte de usted llenar ese paladar de nuevas memorias disfrutando con un buen vino vegano. 

Para los consumidores veganos o no veganos estos vinos son una propuesta muy interesante y que llevan consigo una buena filosofía de vida, basado en el respeto de la naturaleza y los seres vivos. Vale la pena atreverse a probar estos vinos, así que a levantar las copas y brindar ¡a la salud de vosotros! ¡Salud!